Planificación de la visita

Planificación de la visita

Antes de entrar en el Monumento a los Descubrimientos, aproveche para transitar por el mundo en nuestro planisferio y para recorrer las rutas marinas exploradas por los navegantes portugueses. ¡Pasee por la enorme Rosa de los Vientos decorada en mármoles de varios colores!

Al entrar en el Monumento puede:

Subir a la parte de arriba del monumento y descubrir el mirador, que ofrece una visión incomparable de la ciudad y del río a 56 metros de altura. Desde aquí se contempla toda la zona ribereña, desde Oeiras hasta Alcântara. La vista se explaya por el paisaje que se abre ante los ojos: la Torre de Belém, el Monasterio de los Jerónimos, el Palacio de Belém, la iglesia de la Memoria, el Palacio Nacional da Ajuda, la Central Tejo, el Centro Cultural de Belém… El mirador permite también contemplar con deleitación la vista panorámica del río Tajo, su lenta desembocadura en el Océano Atlántico, o apreciar una puesta de sol inolvidable.

Bajar a la planta -1 y visitar el espacio dedicado a la realización de exposiciones concebidas para despertar la curiosidad del visitante por ahondar en nuevos conocimientos. Este espacio alberga también iniciativas culturales y artísticas adaptadas a las características del monumento. Conozca las exposiciones presentadas desde marzo de 2012.

Para que su visita resulte más interesante puede organizar un grupo (mínimo 10 personas) y contactar con antelación con el Servicio Educativo, que gustosamente le preparará una visita a su medida y le dará a conocer la historia de Belém y de este singular monumento.